Mesas según maderas - MesasDeMadera.org

Existe una amplia variedad de tipos de madera, y muchas veces escoger la adecuada puede resultar una tarea complicada. Cada uno de los tipos de madera que existen tiene características especiales que lo vuelven ideal para realizar algún proyecto mobiliario en específico. Por eso, conocer las maderas disponibles te ayudará a elegir adecuadamente aquella que mejor se ajuste a tus necesidades.

En este artículo te hablaremos acerca de los tipos de madera más empleados para la fabricación de mobiliario, haciendo principal énfasis en sus características distintivas. De esta manera podrás aprovechar adecuadamente los distintos beneficios que te ofrece una madera en particular.

Las mejores mesas según el tipo de madera

Tipos de maderas empleadas en la fabricación de mesas

Desde tiempos antiguos, la madera ha sido uno de los elementos más utilizados en la fabricación de mesas, gracias a que se trata de un material resistente, duradero y estético. En líneas generales, la madera empleada en la fabricación de estos muebles puede dividirse en dos grandes grupos:

  • Maderas duras. Se obtiene de árboles angiospermos (los cuales se identifican por sus frutos y flores, además que crecen lentamente), destacando por ser resistente y densa. Algunas de las maderas duras más usadas son:
  • Caoba: ideal para construir muebles más elaborados, debido a su alta resistencia. Se caracteriza por tener un color rojizo, siendo a su vez de alta densidad. Por tratarse de un material duradero, su uso es recomendable para elaborar muebles que estarán expuestos a condiciones de alta humedad.
  • Roble: un material que se distingue por su elegancia, resistencia y durabilidad. Ideal para elaborar pisos, revestimientos interiores y toda clase de muebles.
  • Nogal: destaca por tener una densidad intermedia y alta resistencia. Posee un color café oscuro característico, ideal para construir mesas de madera rústicas.
  • Olivo: perfecta para construir mesas de madera con un toque artístico y decorativo, gracias a que posee vetas irregulares. Es una madera bastante gruesa y altamente resistente.
  • Cerezo: aunque se trata de un tipo de madera más delicado, no por eso se comprometen sus propiedades de flexión y de resistencia. Resalta por tener un color café claro que con el paso del tiempo va oscureciendo.
  • Olmo: se trata de un material altamente resistente a la putrefacción, ideal para construir mesas de madera resistentes y elegantes.
  • Maderas blandas. Este tipo de madera es la más utilizada en la industria mobiliaria, tanto es así que cerca del 80% de los muebles de madera son elaborados con maderas blandas. Se obtiene de los árboles gimnospermas, especialmente de coníferos como:
  • Pino: un material muy utilizado debido a su maleabilidad, sin mencionar que tiene una excelente relación entre precio y calidad.
  • Cedro: de un color oscuro, ligera y gruesa. Se trata de un material muy resistente a la putrefacción y a la presencia de organismos como hongos e insectos.
  • Abeto: se trata de una madera ligera, semejante al pino. Destaca por su elasticidad y por ser un material fácil de trabajar.

Propiedades importantes de la madera para mesas

Las mesas son muebles que están expuestos a toda clase de condiciones adversas debido al constante uso. Es por eso que las maderas utilizadas para fabricar mesas deben contar con una serie de características que garanticen la durabilidad y resistencia del mueble. A continuación te hablaremos sobre ellas.

Maderas más resistentes a la humedad

La resistencia a la humedad es un factor importante a la hora de fabricar mesas, especialmente si éstas serán ubicadas en ambientes exteriores.

Algunas de las maderas más resistentes a la humedad son:

  • Teca: muy utilizada en la construcción de embarcaciones y tarimas. Destaca por poseer una alta durabilidad natural y por ser resistente al ataque de hongos, bacterias e insectos.
  • Iroko: se trata de una madera muy similar a la teca, pero más barata.
  • Olmo: es una madera muy utilizada para elaborar muebles de madera que estarán sumergidos en el agua. Posee una alta resistencia y durabilidad, además que es gruesa y de color amarillo pardo.
  • Vitacola o Doussie: de color marrón rojizo o marrón dorado, se trata de una madera pesada de alta densidad y resistencia.
  • Ipé o Lapacho: constituida por una fibra recta y entrelazada, es una madera muy densa y de color marrón oscuro o amarillento.
  • Cedro: aunque se trata de una madera blanda, es muy resistente al desgaste y deterioro.

Maderas con buena resistencia mecánica

Las maderas duras son las que tienen mayor resistencia mecánica.  Existen tres tipos de fuerza mecánicas que determinan la durabilidad y resistencia de una madera. Estas fuerzas son:

  • Fuerza de flexión. Es la que ejerce la madera para hacer frente a las fuerzas a las tensiones de sus fibras en paralelo.
  • Fuerza de tracción. Es ejercida por la madera al ocurrir tensiones opuestas que provocan un aumento en la longitud.
  • Fuerza de compresión. Es la fuerza que ejerce la madera cuando hay tensiones que la aplastan.

El conjunto de estas tres fuerzas determinan la resistencia mecánica de la madera. En este sentido, esta resistencia depende del tipo de fibra de la madera (la cual puede ser paralela o perpendicular).

Maderas con resistencia a los rayos UV

Los rayos ultravioletas son uno de los principales factores que deterioran la madera, al igual que el fuego y la humedad. Este se debe a que los rayos UV inciden directamente en la celulosa que está presente en la madera, lo que ocasiona desgaste y pérdida de color.

Los colores oscuros son conocidos por absorber una mayor cantidad de luz ultravioleta, por lo que las  maderas oscuras son las más propensas a sufrir decoloración como consecuencia de los rayos UV.

Es por eso que las maderas claras son las más resistentes a la incidencia de estos rayos. Algunos ejemplos de estas maderas son: pino, maple, abedul, haya, roble claro, fresno, arce y bambú.

Tipos de tableros de madera utilizados en la fabricación de mesas

En la actualidad existe una amplia variedad de tableros de madera, los cuales se diferencian en cuanto a sus propiedades y costos. Hay tableros de madera resistentes al agua, a las torsiones, a los golpes, etc., cada uno pensado para un uso en particular.

Estos tableros se pueden clasificar de acuerdo a diferentes criterios. A continuación te hablaremos sobre ellos.

Tableros macizos o alistonados

Se trata de tableros elaborados mediante la unión de listones de madera maciza que poseen el mismo espesor. Dichos listones se unen hasta formar un tablero, y para ello se pueden utilizar adhesivos, colas, machihembrados, tarugos o uniones dentadas.

Con respecto a las propiedades de este tipo de tableros, éstas dependerán de la madera que se utilice para fabricarlos.

Tableros aglomerados

Son tableros construidos con aserrín o virutas de madera que han sido fragmentadas, prensadas y unidas.

Las características de estos tableros pueden variar de acuerdo a las maderas empleadas, la presión aplicada, los aditivos añadidos, etc. Por lo general, estos tableros son revestidos con melamina para aportar mayor resistencia.

Tableros de Fibras, DM o MDF

Los tableros de DM o tableros de fibras de densidad media, reconocidos en algunos países como MDF (Medium density fibreboard), son un material que presenta cualidades y una relación precio – calidad  superior a otros tipos de tableros.

Están compuestos de un 80% de mezcla de fibras de madera y un 20% de adhesivos, sometidos estos elementos a procesos de alta presión.  En líneas generales se podría decir que los tableros de DM o MDF básicamente consisten en madera prensada. Usualmente, para este proceso se emplea la madera de pino o el abeto.

Tablero Contrachapado

Son empleados por los profesionales más exigentes, ya que brindan un buen equilibrio entre resistencia y durabilidad. En la fabricación del tablero contrachapado se emplean colas fenólicas, lo que hace que sea resistente a la humedad, pudiéndose utilizar  hasta para la fabricación de muebles de embarcaciones.

Tableros Tricapa

Como su nombre lo indica, está formado por tres capas de madera maciza, brindando así una mayor resistencia y estabilidad.  Este tipo de tableros tiene más uso en la construcción de estructuras que con fines decorativos.

Las dos capas externas de la madera se colocan en el mismo sentido de sus líneas, mientras que la madera que está en la capa del centro se pega en sentido transversal. Por otra parte, la escogencia de capa inferior está determinada por el uso que recibirá el tablero, por lo que podría ser más gruesa. 

Entre las maderas más utilizadas en el los tableros tricapa se encuentran el abeto y  pino. Sin embargo, en el mercado se puede encontrar tableros fabricados con otros tipos de madera como el roble, haya, entre otras.

Dentro de sus características más notorias destaca  su estabilidad y resistencia a la flexión;  tiene gran capacidad de carga, son más livianas y tienen un costo más bajo en comparación con otros tipos de tableros.

OSB o Tableros de Virutas Orientadas

En comparación con los tableros utilizados para fabricar aglomerados que se presentan en varias capas, los tableros OSB son fabricados con virutas de madera, lo que la hace un material con textura y apariencia más ordinaria, ideal para mesas de estilo rústico.

Actualmente se ha sustituido el uso de madera maciza por este tipo de tablero, aunque algunos expertos tienen recelos al respecto. La mayoría considera  el uso de OSB como una alternativa de ahorro y de calidad en tableros contrachapados.

Tablero microlaminado

Se compone de capas de madera con fibras orientadas en igual dirección. Se diferencia del tablero contrachapado en sus láminas de mayor grosor y en sus dimensiones.

Un producto fabricado principalmente con maderas como el pino, haya o abeto, y adhesivos fenólicos. Ideales para diseños estructurales en ambientes externos o internos,  gracias a su alta resistencia,  poco peso y flexibilidad en su uso.

Este tipo de tablero es empleado como elemento estructural en la fabricación de mobiliario, pasos de escalera, estantes, etc.

Compacto HPL o Laminado de Alta Presión

El tablero compacto HPL (siglas en inglés de High  Pressure Laminate), mejor conocido como “laminado de alta presión”, es un producto elaborado con diferentes capas de celulosa, las cuales se someten a un proceso donde se aplican altas presiones y temperaturas, impregnándose a su vez en grandes cantidades de resinas fenólicas.

Para la fabricación algunos tablero de este tipo, se añaden láminas decorativas en sus partes externas entre las que destacan las chapas de  metal y el papel decorado con resinas melamínicas.

Es un producto cuya demanda ha aumentado, gracias a la versatilidad de sus usos, ofreciendo resistencia y la fiabilidad en superficies externas y de extrema humedad.   

Tablero de Madera-Cemento

Combina la variabilidad de la madera con la resistencia del cemento u hormigón. El tablero de Madera-Cemento es un producto que puede utilizarse en diseños tanto en interiores como en exteriores, compuesto por  fibras  de madera  (30-70%),  portland  o cemento (30-70%), pigmentos (2.5%) y agua (10-12%).

Entre  las cualidades relevantes del Tablero de Madera- Cemento resalta su durabilidad a la humedad y al fuego (algunos tipos son reconocidos como incombustibles). Así, estos tableros brindan practicidad y flexibilidad  en su uso.

Gracias a que posee hormigón, se trata de un producto libre de insectos y  bacterias. Igualmente, no contiene  sustancias volátiles perjudiciales.

En los casos de uso externo, se recomienda  recubrirlo con una capa de barniz o pintura para mayor durabilidad.

En cuanto al precio, el tablero de madera – cemento resulta ser más económico que otros tipos de tableros.

Maderas naturales vs maderas compactadas

Al hablar de “maderas naturales” nos referimos a aquellas que se obtienen directamente de los árboles. Éstas pueden presentarse en forma de láminas, vigas, listones y tableros.

Por un lado, las maderas naturales son conocidas por tener un mejor acabado estético y por ser un material increíblemente resistente y duradero, en comparación con las maderas compactadas.

A diferencia de las maderas naturales, las maderas compactadas se obtienen a través de la unión de partículas o virutas de madera natural, por lo que se trata de un producto de menor calidad.

Principales acabados de las mesas de madera

Con el fin de aportar una mayor resistencia y estética, los tableros de madera pueden ser recubiertos con diferentes tipos de sustancia para obtener  acabados duraderos y únicos. En los siguientes apartados te hablaremos más al respecto.

Tablero acabado en melamina

En primer lugar conviene definir la melamina, el cual es un compuesto de polímero sintético con apariencia resistente y estable.  Brinda muchos usos, entre estos el recubrimiento de tableros de madera.

Dentro del proceso de fabricación de los tableros acabados en melanina, se fija una lámina decorativa en la parte superior del tablero (es un papel impreso con el diseño que tendrá el tablero) a través de una técnica de presión y calentamiento.

Es un material fácil de trabajar,  de alta resistencia y excelente relación precio – calidad y,  en especial, son resistentes al agua.  Sin embargo, no todo el tablero es impermeable y su durabilidad  dependerá del acabado  del tablero, puesto que existen bordes donde el agua podría penetrar el material.

Una de las desventajas de los tableros con acabado de melamina es que son difíciles de cortar, y una vez que se dañen no podrían repararse.

Tablero acabado en chapa de madera natural

También conocidos como “tableros contrachapados”. Están  integrados por varias capas de madera natural, ofreciendo así mayor estabilidad y resistencia.

En países de habla inglesa se conocen como “Plywood” y en otros países lo identifican como multilaminado, madera terciada, triplay, entre otras definiciones.

Para su fabricación, se emplean varias capas impares de madera con un espesor de 2-3 milímetros, que se intercalan unas de otras de manera perpendicular en relación con la dirección de las vetas. Posteriormente, estas capas son unidas con pegamento y sometidas a alta presión.

Sus usos son extensos y existe una variedad de tableros de este material, cuyas características pueden variar dependiendo de su utilidad.  Entre sus cualidades destacan: mayor resistencia, ligeras, ofrecen estabilidad y son fáciles de manejar. 

La variedad del tablero acabado en chapa de madera natural va a depender de su uso y del ambiente donde se utilizará; para ello se toman en consideración el tipo de madera, la calidad, el espesor de las chapas y el tipo de pegamento.

En el caso de ambientes interiores, se emplea pegamento y resinas de urea – formaldehído. En los ambientes exteriores se emplean dos tipos de cola: una a base de resinas de urea formaldehído melamina y otras fenólicas.

Tablero recubierto con HPL

Se emplea en algunos casos para el recubrimiento de otros tipos de tableros. Tiene como finalidad ofrecer un producto más resistente y decorativo. Es habitual en la elaboración de encimeras y contrachapados  

Tablero recubierto de esmalte

El principal objetivo de recubrir un tablero con esmalte es mejorar su apariencia estética, a la vez que se le brinda una mayor protección.

Existen dos tipos de esmaltes, los sintéticos y los elaborados a base de agua, los cuales pueden ofrecer distintos acabados (como por ejemplo mate, brillante y satinado). Sin embargo, ambos tienen como objetivo principal agregarle al tablero una película fina que aporte  resistencia y durabilidad.

Tablero recubierto con lacado

Es una técnica  de pintura neutra o de color  para cubrir y brindar un mejor aspecto a los tableros de madera, dándole un grado de brillo a la superficie.

El lacado se realiza  con pintura de poliéster o poliuretano  aplicado en varias capas, con un tiempo estimado de secado entre una y otra con la evaporación de los solventes.  Para óptimos resultados se requiere una superficie de base en excelentes condiciones, por lo que el cepillado y lijado es un proceso clave en el proceso. 

Tablero recubierto con barniz

El barniz es un compuesto derivado del petróleo que permite tapar los poros de la madera, lo que evita que ésta retenga humedad o absorba los rayos ultravioletas del sol. De esta manera, se trata de un recubrimiento que aporta mayor resistencia.

El acabado obtenido con barniz puede ser suave, mate, satinado o brillante. Sin embargo, con el paso del tiempo este acabado se va deteriorando, por lo que se requiere de un mantenimiento constante.

Tablero recubierto con aceite natural

Estos aceites penetran y tapan los poros de la madera, permitiendo así obtener un acabado más natural. Al aplicarlo, la madera oscurece y se obtiene un acabado del tipo mate.

Madera sostenible para mesas (Ecoetiqueta)

Se trata de una madera que se obtiene a partir de bosques reforestados y gestionados. La madera sostenible está certificada e identificada con ecoetiquetas.

Sello FSC

Las maderas con sello FSC son aquellas que han sido certificadas por la organización Forest Stewardship Council. Esta organización se encarga de hacer una gestión responsable y consciente de los diferentes recursos forestales que posee nuestro planeta.

Para obtener esta certificación, las empresas deben cumplir con las pautas y recomendaciones emitidas por la FSC.

Convenio CITES

El Convenio CITES es “El Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre”, el cual se encarga de controlar el comercio realizado con especies amenazadas.

Ir arriba